ESP CAT/VAL
viernes, 28 de abril de 2017
El Tirocinio
Visitas 1186
Etapa de intensa confrontación vital con la acción salesiana en una experiencia educativo-pastoral
 
Naturaleza y objetivos del posnoviciado 
 
Durante toda la formación inicial –señala el artículo 115 de las Constituciones salesianas- se da importancia, juntamente con el estudio, a las actividades pastorales de nuestra misión. Los jóvenes salesianos que inician esta etapa son normalmente los que han terminado el inmediato posnoviciado y entran de lleno en contacto con la vida salesiana en su misión.

El tirocinio es una etapa de intensa confrontación vital con la acción salesiana en una experiencia educativo-pastoral. En él, el salesiano joven se ejercita en la práctica del sistema preventivo y, sobre todo, en la asistencia salesiana.

Las incumbencias que se le asignan a un tirocinante deben ser típicamente salesianas. Por ejemplo, la presencia activa y fraterna entre los jóvenes, las iniciativas culturales y de tiempo libre, los ejercicios de asociacionismo o las responsabilidades de organización. Sin embargo, deberá poderse ejercitar como “educador de la fe”.
La inserción realista del joven hermano en el ambiente pastoral salesiano común debe hacerse de modo que se oriente hacia el doble objetivo: verificar y madurar su vocación.
 
Todos los elementos que caracterizan esta etapa se subordinan a dicha finalidad. Acompañado por el director y la comunidad, realiza la síntesis personal entre su actividad y los valores de la vocación.

El tirocinio en la Inspectoría María Auxiliadora
Durante el curso 2014 – 2015, la inspectoría cuenta con dos salesianos en esta etapa de la formación. 
 

Dosatic S.L. © 2017
Site desarrollado por DYNAMO 3.5

Política de Privacidad